¿QUÉ ES EL DUELO?

 

El duelo es el proceso de adaptación emocional que sigue a la pérdida de un ser querido. Esta pérdida puede ser por muerte o por separación. En ambos casos es necesario pasar por el proceso de duelo y elaborarlo, aunque con algunas diferencias.

La pérdida de un ser amado es psicológicamente tan traumática como herirse gravemente en el plano fisiológico. El duelo representa una desviación del estado de salud y bienestar y se necesita un período de tiempo para que la persona en duelo vuelva a un estado de equilibrio similar al que tenía antes de la pérdida.

 

También incluiríamos en el duelo pérdidas significativas en nuestra vida, como por ejemplo la pérdida de un empleo, la pérdida de la salud, etc.

Cuando estamos pasando por un proceso de duelo, creemos que nunca nos vamos a recuperar.  Sentimos que todo sigue girando a nuestro alrededor como si nada hubiera pasado pero para nosotros todo ha cambiado. Estamos sufriendo la perdida de alguien o de algo importante para nosostros y necesitamos el espacio y el tiempo necesarios para adaptarnos y procesar la nueva situación. 

Elaborar el duelo es liberador. Cuando se realiza de forma adecuada y con la ayuda necesaria, los sentimientos de dolor se van mitigando y podemos volver a sentir deseos de vivir, sabiendo que la persona amada que hemos perdido siempre ocupará un lugar en nuestro corazón.

ETAPAS DEL DUELO

 

El duelo se manifiesta en cinco fases:

 

  1. Fase de Negación. Negarse a sí mismo o al entorno que ha ocurrido la pérdida. Esto es un mecanismo de defensa que permite amortiguar el golpe y aplazar parte del dolor que nos produce la noticia.

  2. Fase de Enfado: La rabia y el resentimiento aparecen como fruto de la frustración por no poder evitar la pérdida que ha sucedido, no se puede hacer nada para arreglar o revertir la situación. Se buscan razones causas y culpas.

  3. Fase de Dolor Emocional (o depresión). Se experimenta tristeza por la pérdida. Pueden llegar a sucederse episodios depresivos que deberían ceder con el tiempo.

  4. Fase de Negociación. Negociar consigo mismo o con el entorno, entendiendo los pros y contras de la pérdida. Se intenta buscar una solución a la pérdida.

  5. Fase de Aceptación. Se asume que la pérdida es inevitable. Supone un cambio de visión de la situación sin la pérdida; siempre teniendo en cuenta que no es lo mismo aceptar que olvidar.

¿CÓMO ELABORARLO?

 

El proceso de duelo es un proceso de curación y es necesario elaborarlo, para ello hay cuatro tareas.

 

Es esencial que estas cuatro tareas se realicen para poder elaborar el duelo de forma satisfactoria.

 

Las tareas implican que hay que realizar el “trabajo de duelo” y que la persona ha de ser activa y puede hacer algo, da la sensación de fuerza y esperanza de poder hacer algo de forma activa.

 

Permitir las diferencias individuales. Es importante no esperar que todas las personas elaboren el duelo de la misma manera. Esto es difícil de entender para las familias y se sienten incómodos cuando un miembro se desvía de la conducta del resto. A veces es el mismo miembro que experimenta algo diferente el que está intranquilo por su propia conducta. 

 

TAREAS PARA ELABORAR EL DUELO

 

Objetivo global: Completar cualquier cuestión no resuelta con el fallecido o con la persona que hemos perdido y ser capaz de decir un adiós final.

 

CUATRO TAREAS:

 

  1. Aceptar la realidad de la pérdida.

  2. Trabajar las emociones y el dolor de la pérdida.

  3. Adaptarse a un medio en el que el fallecido o persona está ausente.

  4. Recolocar emocionalmente al fallecido o persona y continuar viviendo.

© By Psicología Holística online. Proudly created with Wix.com

  • Twitter Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now