¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

La ansiedad es un estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad. Todos sentimos ansiedad en algunos momentos y situaciones, es normal y tiene una función adaptativa.

Nos ayuda ante situaciones que consideramos amenazantes y nos permite responder mejorando nuestro rendimiento. Su función es movilizar nuestro organismo y tenerlo alerta y dispuesto para intervenir ante un riesgo o una amenaza. Es un estado de alerta innato en todas las personas.

 

El problema de este estado de alerta es cuando se vuelve tan intenso y continuado que maneja toda nuestra vida y todas nuestras situaciones. Entonces se convierte en un problema y genera lo que se conoce como Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG).

El trastrono de ansidad generalizada se define como una ansiedad que conlleva preocupación crónica, excesiva y generalizada, referida a una amplia gama de acontecimientos o actividades (como el rendimiento laboral), cuyo control es difícil. La ansiedad o preocupación causan angustia o deterioro significativo en la persona.

Cuando una persona sufre de este trastorno de ansiedad, le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación. Esta falta de control le produce aún más angustia y esto aumenta su ansiedad.

Esto hace que se sienta incapaz de salir de este círculo vicioso y cree que su problema no tiene solución. Es necesario identificar y trabajar la ansiedad y con la ayuda y las técnicas adecuadas es posible controlarla y vivir de forma mas saludable.

​SINTOMAS

 

  • Inquietud o impaciencia.

  • Fatigabilidad facil.

  • Dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco.

  • Irritabilidad.

  • Tensión muscular.

  •  Alteraciones del sueño (dificultades para conciliar o mantener el sueño, o sensación de despertarse de un sueño no reparador).

  • La ansiedad, la preocupación y los síntomas físicos provocan malestar significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

  • La persona se siente todo el tiempo: “atacada”, “nerviosa”, “inquieta”. Tiene la sensación de “estar al límite” o “al borde de un ataque de nervios”, reduciéndose mucho el desempeño laboral y afectando a la vida social y familiar de la persona.

  • La persona se queja de temblores, tensión muscular, sudores, mareos, vértigo y molestias gástricas variadas. La tensión muscular suele producir cefaleas, molestias y dolores musculares. La ansiedad suele llevar a la persona a una hiperactividad e inquietud psicomotora contínua.

  • Son frecuentes los ahogos, palpitaciones, sudores, manos frías, sequedad en la boca, mareos, embotamiento, escalofríos, diarreas, nudo en la garganta, etc.

  • Agitación, preocupaciones excesivas, intranquilidad, alarma. Esta ansiedad permanente cursa junto a ideas hipocondríacas, miedo a padecer accidentes, a sufrir daños y a caer enfermo.

© 2023 by Psicología Holística online. Proudly created with Wix.com

  • Facebook
  • Twitter Round
  • b-googleplus
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now